Biosfera

Frutas y verduras para mejorar el sistema inmunitario

Los alimentos de origen vegetal son buena fuente de fibra dietética, vitaminas y minerales, además de sustancias fitoquímicas beneficiosas. Por ello, se recomienda su consumo diario para prevenir el cáncer, la diabetes, las enfermedades cardíacas y la obesidad, así como para contrarrestar las carencias de micronutrientes. Y aunque una dieta saludable no pueda protegernos de la covid-19, sí puede evitar los factores de riesgo que llevan a una peor evolución de la enfermedad.

Todavía con el coronavirus presente en nuestras vidas, muchos ciudadanos habrán tomado la decisión de adoptar hábitos saludables, como dejar de fumar, hacer ejercicio diario o recurrir menos al coche. Incidiendo en este mismo propósito, pero también en reducir el impacto ambiental, desde Naciones Unidas sugieren otra idea: enriquecer nuestra dieta con más frutas y verduras.

Las frutas y verduras son la piedra angular de una dieta sana y variada. Proporcionan al cuerpo humano abundantes nutrientes, refuerzan el sistema inmunológico y contribuyen a reducir el riesgo de contraer muchas enfermedades

De entre todos los tipos de alimentos, frutas y verduras ocupan una posición privilegiada. Son buenas fuentes de fibra dietética, vitaminas y minerales, así como sustancias fitoquímicas beneficiosas. Por ello, la Organización de las Naciones Unidas de la Alimentación y la Agricultura (FAO, por sus siglas en inglés) recomiendan el consumo por cada adulto de al menos 400 gramos de frutas y hortalizas al día para prevenir enfermedades crónicas como el cáncer, la diabetes, las enfermedades cardíacas y la obesidad, así como para contrarrestar las carencias de micronutrientes.

Sabemos que las frutas y hortalizas son alimentos saludables. Eso significa que no solo mantienen nuestro estado de salud, sino que también pueden mejorarlo o recuperarlo cuando se ha perdido.

Tanto la FAO como la Organización Mundial de la Salud (OMS) recomiendan el consumo por cada adulto de al menos 400 gramos de frutas y hortalizas al día para prevenir enfermedades crónicas como el cáncer, la diabetes, las enfermedades cardíacas y la obesidad, así como para contrarrestar carencias en micronutrientes.

Más allá de estas enfermedades, estos vegetales también podrían ayudarnos a defendernos del coronavirus. En la crisis sanitaria que estamos afrontando a nivel mundial, la promoción de dietas saludables para fortalecer nuestros sistemas inmunitarios resulta especialmente apropiada.

Según un estudio reciente publicado en la revista Nutrients, elaborado por el grupo de investigación en Nutrigenómica y Obesidad de la Universidad de las Islas Baleares (UIB) y el Centro de Investigación Biomédica en Red en Fisiopatología de la Obesidad y Nutrición (CiberOBN)“los niveles de ingesta de micronutrientes relevantes, especialmente las vitaminas D, C, B12, y el hierro, están inversamente asociados con una mayor incidencia y /o mortalidad de COVID-19, particularmente en poblaciones genéticamente predispuestas a mostrar un estado de micronutrientes más bajo.

Los resultados de este estudio pusieron de manifiesto que los países que padecieron los efectos más adversos de la primera oleada de la pandemia, como España, Italia, Bélgica, Reino Unido o Francia, son los que presentan un peor perfil de ingesta de estos nutrientes.

Para llegar a esta conclusión, los investigadores revisaron la evidencia existente sobre el aporte de los factores nutricionales al sistema inmunológico. Después, recopilaron los 10 nutrientes considerados críticos por la Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria (EFSA) [seis vitaminas (D, A, C, Folato, B6 y B 12) y cuatro minerales (zinc, hierro, cobre y selenio)] y analizaron los datos nutricionales de 10 países europeos, evaluando su relación con la evolución epidemiológica.

Los resultados del enfoque de revisión muestran la importancia de mantener un correcto estado nutricional de estos 10 nutrientes analizados para la salud del sistema inmunológico, destacando la importancia de la vitamina D y el hierro en el contexto del COVID-19, afirma el estudio. Es conocido que los nutrientes analizados participan en diversos procesos inmunitarios, por ejemplo, activando la producción propia de ciertos compuestos antivirales o de anticuerpos contra agentes infecciosos.

La relación entre el consumo subóptimo de nutrientes esenciales y su asociación con una más elevada mortalidad por covid-19 puede fundamentarse en la mayor vulnerabilidad inmunitaria, causada por la pobre ingesta de estos nutrientes, esenciales para el correcto funcionamiento del sistema inmunitario. 

En el caso particular de nuestro país, los autores señalan que España presenta los peores datos en relación a la ingesta insuficiente de vitamina D y vitamina A, y se sitúa entre los 3 primeros peores datos de vitamina B12. Especialmente relevante es el caso de la Vitamina D, cuya ingesta deficitaria es muy frecuente en España, y especialmente en personas más mayores.

Para desarrollar un buen sistema inmunológico, se recomienda ingerir alimentos ricos en los nutrientes considerados como críticos por la EFSA. Los huevos, la leche, el pescado, la fruta, las legumbres o las verduras son grupos de alimentos ricos en varios de estos nutrientes, por lo que se debe fomentar su consumo para asegurar el alcance de las recomendaciones para estas vitaminas y minerales.

Fuente: SINC

A %d blogueros les gusta esto: