Convertir el pan sobrante en vitamina C

Investigadores estadounidenses han desarrollado un bioproceso con el que se puede convertir el desperdicio de pan en vitamina C. Esto es posible gracias a la actividad de bacterias Pseudomonas reptilivora, que transforman glucosa en ácido 2-ceto-D-glucónico, sustancia química base para sintetizar ácido ascórbico o vitamina C.

El desperdicio de pan es un problema en muchos países del mundo y especialmente en los desarrollados, la razón de que exista tanto volumen de desperdicio es que no se consume a tiempo y se endurece, a esto hay que añadir la preocupación de los consumidores de que se enrancie, por lo que se opta por tirarlo. Claro, que hay que sumar también el desperdicio generado en el canal minorista, poco se aprovecha de lo que no se ha podido vender en el día. Algunas encuestas apuntan que casi un 70% de los consumidores tira pan cada semana a la basura, lo que supone una pérdida mayor de lo que parece, de recursos, tiempo, energía, etc.

El bioproceso para aprovechar el desperdicio de pan y obtener vitamina C ha sido desarrollado por expertos del ARS (Servicio de Investigación Agrícola) perteneciente al USDA (Departamento de Agricultura de Estados Unidos). Los investigadores utilizan bacterias Pseudomonas reptilivora para este proceso, se trata de un procedimiento de fermentación que favorece que estos microorganismos consuman la glucosa de los residuos de pan convirtiéndola en ácido 2-ceto-D-glucónico, sustancia química base para sintetizar ácido ascórbico y otras sustancias con una amplia gama de aplicaciones, tanto alimentarias como de carácter industrial.

Los expertos tienen la esperanza de que siguiendo esta línea de investigación, este tipo de bacterias proporcionarán una alternativa biológica para producir compuestos químicos sintéticos como, por ejemplo, la vitamina C. Los investigadores comentan que un enfoque que se está adoptando a nivel mundial es el de mejorar la dieta de la población, al tiempo que se reduce el desperdicio alimentario y el impacto medioambiental. Sobre las aplicaciones industriales, explican que esta sustancia química base tiene muchas aplicaciones, se puede utilizar como plastificante, precursor de productos fitosanitarios, detergentes, etc.

La producción de ácido 2-ceto-D-glucónico tiene diversos inconvenientes, el proceso es caro, ya que requiere añadir otros elementos como sales minerales, nitrógeno y otros nutrientes, en cambio, utilizando la mencionada bacteria sólo se requiere el desperdicio de pan rico en glucosa en una suspensión a base de enzimas y agua destilada.

Fuente: Gastronomía y Cía

Comentarios

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .