Magnesio como base de baterías para coches eléctricos

El magnesio es el material estructural más ligero, incluso más que el aluminio. Por eso resulta muy interesante para aplicaciones en las que se busca una reducción del peso de las estructuras, como en el caso del diseño de nuevos vehículos que, al ser más ligeros y necesitar menos combustible, podrían reducir la emisión de gases contaminantes de forma significativa. Además, el magnesio es un material muy interesante para la sustitución del litio en las baterías, ya que es abundante en la naturaleza, económico, no contaminante y no forma dendritas (depósitos que provocan cortocircuitos en las baterías de litio). Sin embargo, también presenta algunos inconvenientes, como su alta reactividad y el hecho de que todavía se desconoce el mecanismo por el que se disuelve, lo que dificulta su uso de manera generalizada.

Ahora, unos investigadores han desvelado en un estudio un mecanismo capaz de reproducir con alta fidelidad el comportamiento real de un electrodo de magnesio sometido a disolución acuosa, simulando el proceso de corrosión que ocurre en el medio ambiente. Los resultados se publican en la revista Electrochemistry Communications.

Los resultados podrían favorecer el diseño de baterías más ligeras y menos contaminantes para vehículos eléctricos, así como su uso como material para el sector del transporte

El modelo cinético, desarrollado mediante química computacional, propone un mecanismo de reacción que explica los principios que gobiernan la evolución anómala de hidrógeno y la disolución del magnesio en el que se observa que cuanto más rápido se disuelve el metal, la velocidad de la reducción del agua para generar gas hidrógeno (H2) en lugar de disminuir, como cabría esperar, se incrementa.

1
Foto microscópica de una superficie con base de magnesio corroída. / Crédito de la imagen: CENIM

El hallazgo podría considerarse disruptivo desde el punto de vista de las leyes de la cinética electroquímica clásica, ya que tradicionalmente se ha considerado que los ánodos y cátodos (regiones donde se dan las reacciones de oxidación y de reducción, respectivamente) son zonas discretas separadas. Con el nuevo modelo se demuestra que es posible que, en el mismo punto de la superficie, tengan lugar de manera simultánea una reacción catódica como la evolución de hidrógeno y una reacción anódica como la disolución del magnesio. Comprender los principios básicos de la corrosión de magnesio es el primer paso para explicar y mejorar el comportamiento frente a la corrosión de las aleaciones de magnesio. El próximo objetivo para los investigadores será hacer un estudio in situ sobre la superficie de las aleaciones de magnesio que permita verificar el mecanismo observado.

Entrada basada en una nota de prensa del CSIC

Comentarios

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .