Ventajas de la dieta mediterránea para el medio ambiente

España es el país con la tasa de mortalidad anual más baja. Estas cifras se explican en parte por la dieta rica en frutas, verduras y pescado, así como por un estilo de vida y una cultura que favorecen una vida feliz.

Sin embargo, un nuevo estudio analiza los patrones de consumo actuales y ha detectado un preocupante abandono de nuestra dieta mediterránea tradicional.

Todos sabemos que los platos mediterráneos son menos calóricos (menos proteínas y grasas) y más ricos en fibra, carbohidratos, vitaminas y minerales. Esto se mantiene constatnte desde los años 70 del pasado siglo XX, pero se aprecia que los hábitos alimenticios en España se están desviando del modelo mediterráneo hacia dietas importadas de EE.UU, que llegan a triplicar la ingesta de carne, productos lácteos, azúcar pero que disminuyen de forma drástica el consumo de frutas, verduras y cereales.

food-3337623_1920

Estos cambios en nuestra dieta implican también un impacto en nuestro medio ambiente por el alto consumo de agua necesario para producir los productos de origen animal. Un retorno masivo hacia una dieta mediterránea reduciría 753 litros/persona y día el uso del líquido elemento.

La dieta mediterránea tiene una mayor eficiencia nutricional-hídrica al proporcionar más energía, fibra y nutrientes por litro de agua utilizada. La razón es que en ella las frutas, el pescado y las verduras son abundantes en todas las recetas, con el consiguiente ahorro de agua y beneficios nutricionales.

Preservar y adoptar esta dieta tradicional debería convertirse en un objetivo entre todos los países del ámbito mediterráneo para lograr un desarrollo sostenible.