El VHS, el centro del salón en los 80

El VHS estaba en todas las casas en los 80 y 90 del pasado siglo XX y fue el principio del actual concepto de cine en casa. Permitió poder grabar los programas de la tele para verlos más tarde gracias a las opciones de “grabación desatendida” y, gracias a los vídeoclubs, disfrutar de los estrenos de cine por un módico precio. Era la época en la que solo había un canal de televisión a nivel nacional (TVE1) y en que TVE2 apenas cubría la mitad del país…

En los salones españoles también había espacio para los reproductores de LaserDisc, pero éstos fueron muy minoritarios, estaban en apenas un 2% de los hogares.

El “vídeo”, como se cococía popularmente a los magnetoscopios VHS, era la estrella; reinó durante más de una década y proporcionó entretenimiento a toda una generación y despertó al coleccionista que todos llevamos dentro al permitirnos tener una copia de nuestras películas favoritas.

Con el auge de las vídeocámaras, los recuerdos de las bodas, comuniones y bautizos ya no se limitaban a unas simples fotos; el vhs permitió también el nacimiento de la “industria” de los profesionales BBB (bodas, bautizos y comuniones)…

Nuestro querido sistema VHS fue desarrollado en la década de 1970 por JVC y lanzado al mercado en 1976 por la propia JVC y su empresa matriz, Matsushita (Panasonic), junto con un grupo amplio de licenciatarias. El formato vino a competir con el entonces único sistema doméstico del mercado, el Betamax de Sony, también fabricado bajo licencia por Sanyo a finales de 1975, y así comenzó la guerra de los formatos donde solo uno seria el “vencedor”.

El sistema VHS consiguió popularizarse y convertirse en estándar durante más de quince años gracias a una mejor estrategia de comercialización que le permitió llegar más allá de los objetivos establecidos con anterioridad, incluso excediendo algunas expectativas. VHS tuvo un sistema de licencias de fabricación más flexible que el sistema de Sony y supieron conocer mejor las necesidades de los usuarios, ofreciendo desde el principio un mayor tiempo de grabación, de dos horas, frente a sólo una hora de los primeros aparatos Beta que existían en el mercado en aquel entonces, para lo cual el mismo formato comenzó a tener competencia de manera explícita.

Además se concretaron e hicieron alianzas con las distribuidoras cinematográficas más importantes, algunas como Paramount, Disney y otras que lanzaron títulos en VHS De manera casi gradual pero con amplia expectativa que como se menciono fue cumplida. Además de otros acuerdos que no necesariamente fueron de corte familiar o general (sobre todo la exclusividad sobre las películas pornográficas) evidentemente los videoclubes vieron que las películas de este tipo en VHS eran las más alquiladas y vendidas que las similares en beta, lo cual a mediados de los 80 hizo que el formato fuese el “ganador” en dicha “guerra de formatos”.

En 1988, Sony admitió oficialmente su derrota y anunció la producción de una línea de grabadoras en VHS, las cuales también demostraron ser de buena calidad con respecto a la competencia según declaraciones de Sony, que para ese entonces el formato ya tenía el 95% del mercado. El resultado, VHS se convertiría en el estándar por los próximos 16 años, conviviendo conjuntamente desde 2000 hasta finales de 2004 con el DVD y dejando de ser fabricado en 2005 tras imponerse el DVD como medio de grabación.

video-1223304_1920

Un videocasete de VHS puede tener un máximo de 430 m de cinta teniendo en cuenta un aceptable grosor de ella, ofreciendo alrededor de 3 horas y media de visionado para el sistema NTSC y 5 horas para PAL en modo de calidad estándar (SP). Otras velocidades incluyen LP y EP/SLP que duplican o triplican su duración, para regiones de NTSC. Estas reproducciones lentas causan una reducción en la calidad de vídeo (desde 250 líneas a 230 líneas analógicas horizontales); también, este tipo de grabaciones lentas no se pueden reproducir en reproductores VHS que no van equipados con la tecnología necesaria de velocidades de cinta.

Las cintas VHS tienen aproximadamente 3 MHz de ancho de banda en video, lo que consigue relativamente una velocidad de larga duración por el uso de grabación de exploración helicoidal de una señal de frecuencia modulada de luminancia (blanca o negra), con una baja conversión de señales de colores grabadas directamente en la banda. Debido a que el VHS es un sistema analógico, las cintas VHS reproducen el vídeo mediante señales de ondas, de forma similar a las señales de televisión. La forma de ondas por líneas de escaneo puede llegar a 160 ondas como máximo, y contiene 240 líneas en pantalla en formato NTSC. En la terminología digital actual, el VHS equivale aproximadamente a 320×480 pixeles en luminancia con un ratio de señal de reducción de la imagen de 43 dB. El color solo llega a 68×480 ya que la subportadora de 4,43 MHz en PAL es rebajada a 650 kHz aproximadamente, luego es elevada otra vez a 4,43 MHz por motivos de compatibilidad con el video compuesto pero la resolución de color continua igual.

video-673236_1920

JVC quiso competir contra el SuperBeta de 1985 con el VHS HQ, o High Quality (Alta calidad). La modulación de frecuencia de la señal de luminancia del VHS está limitada a 3 megahercios lo que imposibilita una resolución alta, pero la marca en HQ incluye la reducción de ruido en luminancia, reducción de ruido en crominancia, extensión de white clip, y un circuito que mejora la nitidez. El efecto era incrementar la aparente resolución horizontal del grabador de VHS recording desde 250×576 a 333×576

En 1987, JVC introdujo un nuevo formato llamado Súper VHS con la extensión del ancho de banda bajo 5 megahercios, 560×480. En comparación con ella, el DVD tiene 720×480, por lo que una cinta Súper VHS no puede capturar totalmente la calidad de un DVD o una emisión de vídeo DtV estándar. La resolución de croma mantuvo aproximadamente el ancho de banda de 0,4 megahertz o 30 líneas analógicas horizontales, como era común en las normas de la cinta VHS, Umatic y Betamax. Incluso una emisión NTSC está limitada a 120 líneas máximas de crominancia (el DVD tiene 270 líneas de croma).

A principios del siglo XXI, las videograbadoras de VHS dejaron de comercializarse a gran escala, al ser sustituidas por nuevos formatos de almacenamiento óptico. El videodisco digital DVD como medio de difusión vendría a ser popular, debido a las ventajas que supone su tecnología sobre los medios magnéticos como puede ser: la menor degradación de la grabación con el paso del tiempo, y hacer copias de respaldo fácilmente. Sin embargo, entre 2000 y 2005, aún se usaba la tecnología VHS como una alternativa al DVD y compañías productoras lanzaban al mercado sus películas en ambos formatos para su distribución, pero en 2007, tras la comercialización de otros medios de grabación (como el TiVo y el Video On Demand de algunos operadores de televisión por cable), ya no era necesario el VHS; luego el DVD empezó a comercializarse masivamente, y el VHS dejó de fabricarse a grandes niveles mundiales, hasta que finalmente en 2016 la empresa japonesa Funai Electric, la única que seguía fabricando el producto en el mundo y que abastecía a diferentes marcas, anunciaría, para finales del mes de julio, el cese de la producción de aparatos reproductores y cintas VHS debido a la dificultad de seguir adquiriendo los diferentes componentes para su fabricación y a la escasa demanda.

Entrada realizada con datos extraídos de Wikipedia

Comentarios

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .